La idea de crear Brigadas Internacionales de Paz vino de personas con experiencia práctica de no-violencia. Especialmente relevante fue el trabajo de la armada de paz de Shanti Sena en India y las Brigadas de Paz Mundial.

Después de un número de iniciativas ad hoc de paz internacional, el 12 de enero de 1981 se envió una carta firmada por Narayan Desai (Shanti Sena Mandal), Raymond Magee (Peaceworkers), Piet Dijkstra (Foundation for the Extension of Nonviolent Action), Radhakrishana (Gandhi Peace Foundation) y George Willoughby, a un número determinado de organizaciones. Dicha carta linvitaba a estas organizaciones a acudir a una conferencia con intención de revivir la idea de una organización internacional comprometida con intervenciones pacíficas como tercera parte en situaciones de conflicto. La respuesta fue una reunión realizada en la Isla de Grindstons, Canada, del 31 de agosto al 4 de septiembre de 1981 a la cual acudieron Raymond Magee, Lee Stern, Henry Wiseman, Murray Thomson, Narayan Desai, Gene Keyes, Charles Walker, Dan Clark, Mark Shepard, Hans Sinn and Jaime Diaz.

Los asistentes habían participado en numerosas acciones de paz y en diversas organizaciones. Aunque algunas mujeres fueron invitadas a la reunión, ninguna pudo asistir. En las actas de la reunión se lee: “Aquellos presentes, lamentaron la falta de participantes mujeres.” Durante la reunión, se discutieron:

  • Experiencias previas de acciones de no violencia;
  • El rol que las brigadas de paz internacionales pudiesen jugar en los conflictos;
  • El no partidismo; 
  • Acercamientos organizacionales (construir una nueva organización, formar una nueva organización derivada de organizaciones ya establecidas, coordinación de grupos interesados o estimular otros grupos a actuar) y;
  • La relación que las brigadas de paz pudieran tener con la Organización de las Naciones Unidas.

Habiendo tomado la decisión que se establecería una nueva organización, la reunión discutió asuntos prácticos tales como: la creación de redes, la formación y desarrollo de proyectos, recaudación de fondos y la ubicación del Secretariado.

La reunión aprobó una declaración de fundacón y una estructura: una Dirección de 4 personas, una Asamblea General de aproximadamente 25 personas con subcomités para desarrollar diferentes áreas de trabajo.

Durante la reunión, el nombre interno de “Brigadas de Paz Internacionales” fue usado. De acuerdo a las actas, la reunión tomó la decisión de utilizar el nombre de la siguiente manera. Murray Thompson sugirió que todos los presentes propusieran nombres posibles para ser aceptados por los gobiernos, fundaciones y el público en general. Durante y después del receso, el siguiente nombre surgió por aprobación general después de ser propuesto por Naryan Desair y retomado por Charles Walker: BRIGADAS INTERNACIONALES DE PAZ.

Un extracto de las actas dice: “Estamos formando una organización con la capacidad de movilizar y proveer voluntarios entrenados en áreas de grandes tensiones con la intención de evitar brotes de violencia. Brigadas de paz, diseñada para responder a necesidades específicas, participará en misiones imparciales que puedan incluir iniciativas de paz bajo la disciplina de la no-violencia y el servicio humanitario...Estamos construyendo un legado rico y extenso de la acción no-violenta. Estamos convencidos de que este compromiso dedicado, consciente y del corazón, puede generar una diferencia significativa en las relaciones humanas".

Hoy en día, Brigadas Internacionales de Paz es una organización global con una oficina internacional en Bruselas, siete proyectos de campo que trabajan directamente con defensores de derechos humanos vulnerables y 13 grupos de países en todo el mundo.